lunes, 9 de diciembre de 2013

ROALD AMUNDSEN, EL PRIMER SER HUMANO EN PISAR EL POLO SUR, por Ernesto Lozano Calvo


Formación:
Roald Amundsen nació el 16 de julio de 1872 en Borge, Noruega.
Desde pequeño mostró gran interés por las aventuras y lo extremo; se cuenta que, durante el invierno, dormía con la ventana abierta para acostumbrarse al frío. Sus pasiones eran viajar y descubrir cosas nuevas. Su madre siempre le insistía que estudiara medicina, una gran carrera que sacaría su vida adelante, así pues, Amundsen inició estos estudios; pero cuando su madre murió, abandonó la carrera y se volcó en su verdadera vocación.
A los veinte años comenzó a formarse como explorador y marino, y viajó hasta Estados Unidos para buscar patrocinadores que financiaran sus proyectos.
La aventura:
Poco a poco fue realizando viajes más especiales, como por ejemplo, el de la expedición al Paso del Noroeste, que separa los océanos Atlántico y Pacífico.
Tras el éxito de este último viaje, Amundsen preparó una expedición al Polo Norte, utilizando como barco el Fram, un buque idóneo para este tipo de travesías. Reunió todo lo necesario y zarpó, lo que ninguno de la tripulación sabía, excepto él, era que realmente no se dirigían al Polo Norte, sino al Polo Sur, su sueño, hecho que una vez explicado a su tripulación fue bien acogido dado el carácter aventurero de todos ellos.
Por su parte, Robert Falcon Scott (explorador inglés) también pretendía conquistar la Antártida. Estábamos pues ante una carrera entre ambos, ¿quién sería el primero en pisar el Polo Sur?
La carrera empezó el verano de 1910, ambos barcos Fram (Amundsen) y Terra Nova (Scott) partieron hacia la Antártida.
Los noruegos se llevaron 99 perros, algo que nunca falla en la nieve, y gran cantidad de comida que la moverían los perros con los trineos.
Los ingleses en cambio se llevaron 19 ponis (no muy sanos además), y varias motos de nieve.
En enero de 1911 ambos barcos llegaron a la Antártida, allí era el final del verano por tanto no pudieron partir en cuanto llegaron, tuvieron que esperar a que pasara el frío invierno.
Durante este periodo invernal, los noruegos establecieron su base llamada Framheim, y colocaron diversos depósitos de comida a 80 y 82º sur respectivamente, para utilizarlos más adelante en su travesía.
Por su parte los ingleses tan sólo colocaron un depósito a 80º sur y el resto del invierno se quedaron en su base guarecidos del frío.
Los noruegos, ansiosos por empezar, partieron el 24 de Agosto pero se dieron cuenta de que era todavía pronto y las temperaturas eran demasiado bajas, por lo que decidieron volver a la base.
Los ingleses no sabían esquiar, pero tampoco le dieron mucha importancia y no aprovecharon el parón del invierno para aprender, cosa que después les hubiera sido muy útil. La situación no fue muy buena para ellos, ya que gran parte de los ponis no aguantaron el frío y murieron, y la mayoría de motos de nieve se congelaron y averiaron.
Los noruegos partieron ya por segunda vez el día 20 de Octubre. Eran 5 hombres, 4 trineos y 48 perros. La travesía es larga y difícil pero su experiencia en estos terrenos helados y la inteligente disposición de los depósitos de comida les hizo avanzar y alcanzar su objetivo con éxito.
El día 14 de diciembre de 1911, Amundsen y sus hombres llegan al Polo Sur y no ven ninguna otra bandera, lo que les confirma su victoria sobre Scott, y les supone el triunfo y la gloria. Plantan una tienda de campaña con la bandera noruega y dejan comida, una carta para el rey de Noruega y otra para su rival: Scott.
Por su parte, los ingleses llegaron el 17 de Enero de 1912 y su decepción fue enorme al ver la bandera noruega ondeando, sólo les quedaba aceptar la derrota, y volver.
Porque Scott y sus hombres murieron en el camino de vuelta por falta de comida y por frío.
La tripulación, que había quedado en esperarles en el barco, aguardó su regreso todo el invierno y en Octubre decidieron ir en su busca. En una tienda de campaña en mitad de ninguna parte, encontraron tres cuerpos congelados, el de Scott y dos de sus hombres, junto a cartas y algunos diarios. Scott escribía poco antes de morir (citando a uno de sus compañeros que se alejó y nadie lo volvió a ver): “Oates murió como un buen inglés, todos lo hicimos. Recordadnos y cuidar de nuestras familias. Lo hicimos lo mejor que pudimos”.
Valoración:
El hecho de que Amundsen fuera el primero en pisar el Polo Sur, y por tanto ganar esa peculiar carrera contra Scott, fue su carácter aventurero, su gran fortaleza física y sobre todo su inteligente planteamiento del viaje. Gran conocedor del frío y de la nieve, no dudó en ningún momento de las herramientas a utilizar durante la travesía: perros tirando de los trineos con la carga y hombres utilizando sus esquíes. Scott, sin embargo, planteó su viaje como una expedición más a la que estaba acostumbrado, recurriendo a ponis y a modernas motos de nieve; ambas cosas resultaron inútiles en un entorno tan hostil como el hielo antártico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario