lunes, 9 de diciembre de 2013

ISABELLA BIRD, UN VIAJE HACIA DELANTE, por Ana Valero Romero


Motivos para viajar:
Hay muchas maneras y motivos para viajar, para conocer y descubrir, para huir u ocultarse ya sea de un enemigo o de uno mismo, para conseguir la gloria y la fortuna… Hay muchos motivos, y más que nos inventamos, pero esta mujer tan particular, una mujer victoriana típica del siglo XIX, viajaba solamente por viajar, por el mero hecho de descubrir y conocer nuevos lugares y culturas, aunque su versión sea que era una medicina para sus dolencias.
Vida para contarla:
El nombre de esta particular mujer es Isabella Lucy Bird, nacida en Boroughbridge el 15 de octubre de 1831. Isabella fue hija de un pastor de la iglesia anglicana, con el que por recomendación médica realizó sus primeros viajes. Su madre se dedicó a educarlas a ella y a su hermana menor Henrrietta en casa, como era normal en aquella época. Isabella, que desde joven había dado muestras de su mala salud, fue intervenida quirúrgicamente a los diecinueve años debido a un tumor en la espina dorsal. Para su pronta recuperación el médico le recomendó salir a viajar ya que notaba la angustia que le producía a la joven el estar encerrada, así que a su padre no le quedo más remedio que darle 100 libras y enviarla por el norte de Estados Unidos a ver a la familia, en donde se quedó hasta que se le terminó el dinero. Después murieron sus padres.
En uno de sus viajes, en las montañas rocosas, conoce a Jim Nugent, un fuera de la ley mitad poeta mitad asesino del que escribe: “Un hombre del que cualquier mujer podría enamorarse, pero con el que ninguna mujer en su sano juicio se casaría“. Un año después de regresar a su casa, este muere asesinado por una bala. En 1880, mientras Isabella visitaba Asia, su hermana cae enferma de fiebres tifoideas y fallece.
Tras esta mala racha, conoce al doctor John Bishop, con el que termina casándose, con la mala fortuna de que un tiempo después fallece.
Isabella cansada de viajar por viajar, decide estudiar biología y hacerse misionera. En febrero de 1889, cerca ya de cumplir los sesenta se fue a la India donde fundó los hospitales Henrietta Bird en Amritsar y John Bishop en Srinagar, en honor de sus parientes.
Durante unos de sus viajes su caballo perdió pie al cruzar un río y la consiguiente caída le provocó a Isabella la fractura de dos costillas. En compañía del Mayor Herbert Sawyer viajó desde Bagdad hasta Persia, atravesando el desierto en pleno invierno y llegando a Teherán medio muerta. A pesar de lo cual, poco después ya estaba formando su propia caravana para recorrer Turquía y Kurdistán.
En 1892 se convirtió en la primera mujer en ser aceptada en la Royal Geographical Society.
Sus viajes y sus libros: 
1854: parte hacia Canadá y Estados unidos y escribe su primer libro, “Una inglesa en América”
1872: empezó por Australia, pasó por Nueva Zelanda, Hawái, San Francisco, Las Rocosas y Nueva York. Escribió tres libros sobre este viaje: “El archipiélago de Hawái”, “Australia Félix: Impresiones de Victoria y Melbourne” y “La vida de una dama en las Montañas Rocosas”
1878: viaja a Japón y escribe el libro “Unbeaten Tracks in Japan”
1889: con un objetivo más misionero parte a la india, Persia, Kurdistán, y Turquía. Escribió el libro “Viajes a Persia y Kurdistán”.
1894: viaja por Asia, visitando Japón, Corea, China y Tíbet. Escribió la serie de libros: “Entre tibetanos”, “Corea y sus vecinos” y “El valle del Yangtce y más allá”
1901: fue su último viaje, al Marruecos bereber y escribió el libro “Notas sobre Marruecos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario