sábado, 14 de diciembre de 2013

FREYA STARK, UN NUEVO HORIZONTE, por Marina Bagán Cercós

Trayectoria vital:
Freya Stark fue una de las grandes exploradoras del siglo XX. Freya nació en el año 1893 en París y murió en el año 1993 en Italia a los 100 años de edad.

Freya era hija de Robert Stark, pintor británico criado en el condado de Devon, y Flora Stark que tenía por profesión escultora y pianista italiana.
Freya tenía tal facilidad aprendiendo idiomas que acabó dominando nueve de ellos, como el alemán, árabe, francés, español…
Freya heredó el amor por viajar y explorar de su padre, así pues realizó su primer viaje cuando apenas tenía un año, los padres de Freya decidieron dejar atrás París para acomodarse en Asolo (Italia).
En el año 1905, Freya sufrió un grave accidente en la fábrica donde trabajaba su madre, estuvo al borde de perder la vida. Permaneció ingresada durante cuatro meses en el hospital de Turín acompañada en todo momento de su madre. Este accidente tuvo mucha repercusión en su apariencia física, lo que la desmoralizó durante un tiempo, teniendo complejo de fea.
Conforme pasó el tiempo y Freya viajaba, Freya perdió poco a poco a sus seres más queridos como a su hermana Vera y parte de sus hijos, su padre, su madre y su padrino Herbert Young. Solamente quedó en vida un único familiar suyo, su sobrina Constanza, a quien le regaló su casa de la Rivera Italiana.
Formación:
Desde muy pequeña, la vida de Freya  fue un constante viaje, lo que no le permitió ni a ella ni a su hermana adquirir una educación como la de cualquier otra niña de su época, tuvieron que ser educadas en soledad, algo que con el paso del tiempo les hizo fuertes y valientes ante las situaciones en las que se encontrasen. Las dos hermanas obedecían los consejos que su madre les daba acerca de sus vidas, pero un día Freya vio una actitud en su madre que no le gustó nada, así que decidió abandonar su casa y comenzar a estudiar lo que a ella verdaderamente le gustaba.
En 1911 Freya comenzó sus estudios en Londres, en la universidad Bedford College, aumentando su curiosidad por las lenguas árabe y persa. Freya se metió en el mundo artístico londinense y en próximos tres años conoció a importantes figuras literarias y artistas de esa época. Freya era una chica muy inteligente y tenía mucha capacidad para hablar de cualquier tema.
En 1914 se produjo la Primera Guerra Mundial, que llevó al cierre la universidad en la que Freya estaba estudiando por lo que esta tuvo que volver a Italia junto a su madre y a su hermana, donde empezó como enfermera de la Cruz Roja Italiana  en el hospital de Turín y donde conoció a su primer amor, Quirino Ruata.
 Freya se convirtió en alpinista con la ayuda de William Paton Kerr, profesor de la universidad en la que ella estudió anteriormente, Bedford Collegue. Alcanzó la cima del Monte Rosa y se convirtió en la segunda mujer que lo lograba.
Circunstancias que le hicieron salir de casa:
Una de las mayores influencias por las que Freya decidió viajar y explorar fue su padre  y los constantes viajes que realizaron en familia durante la infancia de esta, a causa de los trabajos de los padres
Freya estaba acostumbrada a leer novelas de Walter Scott y otros escritores, estas novelas hacían que Freya tuviera mucha imaginación y que soñara con realizar viajes exóticos y a lujares lejanos, así que su pasión por conocer el mundo y la cultura oriental comenzaría tras la lectura de la novela “Las Mil y Una Noches”.
En el caso del primer viaje, con destino a Beirut, la muerte de su hermana le dará fuerzas para salir adelante y emprender su viaje, de esta forma dejaría atrás años de mucho sufrimiento. También le impulsará mucho su entusiasmo por dominar el árabe.
  Valoración:
He aprendido muchas cosas acerca de la vida de Freya Stark, conforme iba encontrando información de esta, cada vez me intrigaba más su vida. Freya es un personaje que ha viajado mucho y ha sido muy valiente y fuerte a pesar de los inconvenientes que se han interpuesto en sus trayectos.
He aprendido que en la vida hay que saber vivir nuestros sueños, ante todo no rendirse nunca, hay que aprender a ser valientes.
 También me he dado cuenta de lo importante que es viajar y no quedarse encerrado en un mismo lugar sin conocer nada de lo que hay a nuestro alrededor, así que como dijo Freya en su diario "Es maravilloso estar lejos, realmente lejos, y descubrir cada mañana un nuevo horizonte".

No hay comentarios:

Publicar un comentario