sábado, 14 de diciembre de 2013

FRANCISCO PIZARRO, EL DORADO, por Judith Martín García

Formación:
En cuanto a la formación de Francisco Pizarro se sabe muy poco debido a que los datos sobre su infancia y su juventud son escasos. Se ha llegado a conocer por algunos historiadores que Pizarro no tuvo ninguna educación ni instrucción elemental que se deba a los jóvenes hidalgos y permaneció analfabeto toda su vida. Como ya he dicho anteriormente, se tienen algunas informaciones sobre que pudo dedicarse a la crianza de cerdos. Durante su infancia vivió en la pobreza y creció en el medio de los labradores al que pertenecía su madre.
También se tienen datos de que cuando volvió de Italia en su etapa como soldado, siguió durante algún tiempo una carrera de soldado que para él no tendría mucha perspectiva de futuro.
Por qué salir de casa:
Francisco Pizarro al igual que otros personajes históricos conocidos, fue un alma viajera que nunca se dio por vencido pese a que su infancia estuvo llena de pobreza. Algunos historiadores atribuyen sus ganas de querer viajar a su necesidad de conseguir dinero pues en su tierra no podía crecer económicamente ya que solo encontraría trabajo como porquero o labrador.
Logros:
Uno de los mayores logros de Francisco Pizarro fue la Conquista del Perú, la cual empezó en los primeros días del año 1531. Pizarro reclutó 180 hombres y utilizaron tres navíos. Su nuevo viaje se dirigía hacia la ciudad de Tumbes, pero el mal tiempo hizo que desembarcasen en Coaque. Allí encontraron grandes riquezas, por lo que decidieron enviar los tres navíos de vuelta a Panamá con el oro que habían hallado para conseguir más refuerzos.
Poco a poco fueron llegando los refuerzos, entre estos se encontraban los capitanes Sebastián Benalcázar y Hernando de Soto. Pizarro al verse muy bien armado por fin decidió desembarcar en Tumbes, preparado para conquistar el imperio Inca.
En aquellos momentos Francisco se informó de que dicho imperio no pasaba por su mejor situación debido a que había una guerra que oponía a Huascar y Atahualpa, los hijos del difunto emperador Huayna Capac. Tras someter a los nativos de la ciudad de Tumbes, en mayo de 1532, continuó su avance hacia el interior del territorio peruano. La primera ciudad española que fundó fue San Miguel de Piura. La noticia de que Atahualpa había vencido a su hermano y que se había establecido en la ciudad de Cajamarca hizo que Pizarro pensase un plan para desbancar al nuevo jefe inca. Llegaron a esta ciudad el 15 de noviembre de 1532. Al verse totalmente controlado por los ejércitos incas, Francisco ideó que lo que debían hacer era tender una emboscada y secuestrar a Atahualpa. Para lograr con éxito su objetivo utilizaron el factor sorpresa. Después de haber concertado una reunión con el jefe inca, Pizarro envió al sacerdote Valverde a una plaza de Cajamarca para que leyera la Biblia ante el Inca. Pero Atahualpa le tiró el libro sagrado y pronunciando Valverde una palabra clave, comenzó la batalla. Así que consiguieron lo que querían, capturarlo. Atahualpa fue condenado a muerte.
En 1533, Pizarro se dirigió a Cuzco, la capital del imperio. Allí declaró como gobernador de aquella nación a Manco II ya que las Capitulaciones de Toledo decían que debía ser alguien nativo. Poco a poco se fueron fundando más ciudades como la nueva capital del Virreinato de Perú, Ciudad de los Reyes, que años después pasaría a llamarse Lima. Llegaron muchos colonos que llenaron Perú de españoles. La idea de Manco de querer realizar una restauración del Imperio hizo que se preparase una revuelta. Pizarro pidió refuerzos a México, Panamá, Santo Domingo, Nicaragua y Guatemala. Tras numerosas batallas los españoles consiguieron la victoria y lograron terminar con la resistencia de Manco, el cual huyó a las regiones montañosas de Vilcabamba.
El mito de El Dorado:
El mito de “El Dorado” es uno de los más famosos debido a que estimuló la exploración y conquista de los territorios americanos. Todo comenzó en 1534 cuando un indio hizo una declaración a los españoles en la que decía que en la zona que hoy en día ocupa Colombia se realizaban unas ceremonias rituales del cacique Guatavita. Esta consistía en cubrir el cuerpo desnudo con polvos de oro, luego se subía en una barca solo y al llegar a la parte donde se cruzaban dos cuerdas, tendidas de orilla a orilla, se lanzaba al agua y arrojaba piezas de oro y esmeraldas como ofrenda.
Este hecho ha sido comprobado por los historiadores como real, pero lo que ha quedado como mito son los nuevos y fabulosos elementos que se añadieron. El mito acabó sin guardar relación con la ceremonia del cacique Guatavita, por lo que se terminó llamando “El Dorado” a aquellas zonas de América donde abundaba el oro.
A partir de esto, muchos arriesgados aventureros salieron en busca de “El Dorado”.
Valoración:
Aunque la pobreza llene parte de tu vida, echándole valor y esfuerzo puedes conseguir todo lo que te plazca. De manera que se podría decir que Francisco Pizarro fue una persona luchadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario