lunes, 2 de diciembre de 2013

ALEXANDRA DAVID-NÉEL, "LAMPARA DE SABIDURÍA", por Cecilia Cordero Ruz


Esa mujer:
Viajera incansable, anarquista, espiritualista, budista, orientalista y una aventurera intrépida que dedico toda su vida a viajar y estudiar aspectos filosóficos de diferentes elementos que la apasionaban, dejó plasmado en una extensa bibliografía sus experiencias como peregrina.
Nacida de una familia acomodada Alexandra manifestó desde su niñez un espíritu independiente y una gran curiosidad que la harían expresarse a una edad muy temprana. Antes de los 20 años, estudió en la universidad de La Sorbona, escribió un libro ácrata con la ayuda de Élisée Reclus (geógrafo anarquista), viajó en bicicleta por España, Francia y Rusia, se dedicó a la música (opera) y viajó a India.

Salió de casa por...
Básicamente, fue por su personalidad liberal y aventurera.

En 1904 Alexandra David-Néel se casó con un ingeniero ferroviario Philipine Néel. Sin embargo 7 años después, a los 43 años, Alexandra se arrepiente, hace las maletas y deja a su esposo. Desde ahí comienza su más grande aventura, emprendiendo rumbo a Egipto, Ceilán, India, Sikkim, Nepal y finalmente a Tíbet.
A pesar de todo, Alexandra y Philipine mantuvieron una relación de amistad a través de cartas. 
Logros:
En 1912 es la primera mujer occidental que conoce a Dalái Lama.
En China se introduce en un monasterio chino y conoce muchas técnicas que ningún occidental había experimentado antes.
Los monjes chinos la consideran como una autentica hermana y la llaman “La Lámpara de Sabiduría” por todos los conocimientos que ella había atesorado.
Viaja muchísimo y representa lo que ha vivido en libros como “La India en que viví”, “El sortilegio del misterio” “Místicos y magos del Tíbet", "Inmortalidad y reencarnación”,” Las enseñanzas secretas de los monjes tibetanos” entre otros. Estos fascinantes libros la hacen mundialmente famosa. Fue la primera mujer en visitar Lhassa, la capital prohibida de Tíbet, en donde llegó en 1924 caminando y disfrazada de mendiga tibetana. 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario