sábado, 30 de noviembre de 2013

STANLEY, PERIODISTA Y VIAJERO, por Pablo Abril Conches

¿Quién es?

John     Rowlands (adoptó  el   nombre    de    Sir Henry    Morton  Stanley   a   posteriori)  nació el  28 de  enero  de  1841   y  murió el  10  de  mayo  de  1904. Fue  un  famoso  explorador y  periodista  galés nacionalizado estadounidense. Reconocido principalmente  por  sus   viajes   expedicionarios  a la   entonces desconocida África   Central,   en   una de   las  cuales  encontró al   desaparecido David Livingstone. 
Formación:

Según  su   partida de  nacimiento era hijo ilegitimo,  lo que  supuso  un  gran estigma para el, lo cual le marco   a  lo  largo de   toda  su   vida. Tuvo   una   infancia  dura, llena  de maltratos  y   de   lucha  por  su   existencia;   fue  criado  por  su   abuelo hasta  los   cinco  años,  cuando    este  murió,  vivió   durante un   corto periodo  de   tiempo  con   algunos  familiares; pero  pronto  fue  enviado  a St.  Asaph   Union  Workhouse    una   institución  de   acogida  para  pobres, donde   el  hacinamiento y  la falta de  control daban   lugar a  frecuentes abusos  de   los   chicos  mayores y   de   los  rectores de   la  institución. Pese   a  ello  destacó muy  positivamente  en   sus   estudios.  Cuando   tenía diez  años, su  madre  y  dos  hermanos   permanecieron durante  un  tiempo  en esta  institución,   sin  que    Stanley   supieran   quiénes   eran.    Allí permaneció  hasta   los    quince   años,   momento    en    que    huye     de    la institución  y   marcha   a   su   aldea natal.   Aquí    completa  una   educación elemental   y    colabora   como    ayudante   de    profesor   en    una    escuela nacional.
Periodista en:


Comenzó    su    carrera   como periodista,   escribiendo como  corresponsal  desde  el oeste  americano. En  1868  acompañó  como  cronista a  las tropas británicas  a  Abisinia, en la  expedición que  realizaban los ingleses contra el  Negus  Teodoro  II de   Etiopía,  más   tarde  emprendió expediciones al   Imperio    Otomano, visitando  Grecia, Esmirna, Beirut  y  Alejandría; también fue  enviado  a España,  donde   presencia la  guerra carlista  y  asiste a  la  caída de  la reina Isabel II y  aprende un  perfecto español.

Expedición  en  busca  de Livingstone
En  el año   1869   en  París, el editor del New York   Herald, James      Gordon       Bennett,     le encargó  la   búsqueda del misionero y explorador escocés David Livingstone,   del  que   no se  tenía noticia desde  hacía algunos años, pero antes le encarga que asista como corresponsal a la inauguración del  Canal de  Suez, para  luego ir a  Jerusalén,  Constantinopla,  Crimea y   llegar a  la India a  través del  Cáucaso, Irak   y   el   Eúfrates.  Tras este  periplo   Stanley viajó hasta la  isla  de   Zanzíbar  en   1871   y   organizó  una   expedición   para localizar al  desaparecido explorador.  El  objetivo   de   la  expedición era la  aldea de   Ujiji, cerca  del  lago  Tanganica, donde   se   esperaba localizar a  Livingstone.  Lo   encontró,  gravemente enfermo, el  día  10 de    noviembre   de    1871.   En    el  momento    del    encuentro   fue   cuando pronunció la  archiconocida frase “¿El   doctor Livingstone,  supongo?” (“Dr.  Livingstone, I presume?”).   Estrechó  grandes  lazos   de   amistad con   el   médico escocés y   juntos  exploraron la  parte  norte  del  lago Tanganica. Al terminar  su  recorrido,  Stanley volvió  solo a  las  costas de  Zanzíbar, sin  que  Livingstone quisiera  acompañarlo. A  su  vuelta  en Gran     Bretaña   poca     gente   cree   en    su    historia,  y    dudan     de    la autenticidad  de    las  cartas  que    presenta,  firmadas  por  el   propio Livingstone.  Y   lo   acusan de    comportarse   de    forma   militarista. Posteriormente   hace    giras   por  Europa,  EE.UU.    E   incluso  en    Nueva Zelanda; en  todos estos lugares  se  le recibe como a  un  héroe.
 Después le siguieron la expedición del  río  Congo y la expedición  en  el Congo para   el rey   de  Bélgica.

 Valoración:

Fue un  gran explorador,  pero que  actuaba  de unas  formas excesivamente poco  ortodoxas.  Puesto que  no  me parece nada  bien que  alguien se  haga  con  la  soberanía de  un  país y menos  si el  poseedor de  dicha soberanía es  rey de  otro pueblo, dado  que  la soberanía debería residir en  el pueblo. Y menos  aun  quitársela a  ese pueblo  mediante  engaños o  la fuerza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario