martes, 26 de noviembre de 2013

ROBERT PEARY, HACIA EL NORTE, por Diego Sánchez Lanza


Viajar por:
Las circunstancias que le hicieron salir de casa fueron su pasión por los libros y escritos de los viajes a tierras aún sin descubrir a fondo, lo que le incitó a dejar su profesión de ingeniero. Antes de viajar hacia el Polo Norte, entre los años 1884 y 1885, trabajó en un proyecto fallido: la construcción de un canal interoceánico en Nicaragua. 
Hacia rutas salvajes:
 En el 1886 inició una de sus siete expediciones hacia Groenlandia. Fue acompañado, entre otras personas, por su esposa y su sirviente. Peary fue uno de los culpables de que se considerara a Groenlandia una gran isla en vez de una península. En 1892, emprende una misión cuyo objetivo era atravesar Groenlandia, logro que consigue tras 76 días de expedición y más de 2.000 kilómetros recorridos. Peary llegó a la zona costera del norte de la isla, que hoy en día se llama ``Tierra de Peary´´ en su honor, y siguió viajando hacia el norte con la intención de encontrar el Polo Norte.
 Peary continuó varios años viajando (y hasta consiguió encontrar el punto más al norte de Groenlandia) hasta que en el año 1908 inició la expedición que le llevaría a encontrar el polo norte. El presidente que dirigía Estados Unidos en aquel momento, Theodore Roosevelt, apoyó esta expedición en todo momento tanto económica como políticamente. Para lograr su objetivo, Peary contó con el buque ``Roosevelt´´ (bautizado con este nombre en honor al presidente), especialmente construido para la ocasión, equipado con los medios más avanzados para la época y la capacidad de abrirse camino entre el hielo, veinticuatro hombres, diecinueve trineos y más de cien perros. También, había estudiado las técnicas de supervivencia de los esquimales (los métodos para construir iglús, sus abrigos, alimentación…), el empleo de trineos y perros de los norteamericanos  y, además de las suyas en Groenlandia, recogió las experiencias de otros exploradores polares. Reclutó a algunos esquimales para que fueran parte de sus veinticuatro hombres en el equipo de exploración, los que se encontraban en su hábitat natural y eran grandes cazadores.  Peary dividió a todos sus hombres en cinco equipos: el comando principal estaba formado por él, su compañero Matthew Henson (sirviente de raza negra de Peary, también considerado uno de los mejores exploradores de la historia) y los cuatro esquimales que había reclutado. Los otros cuatro equipos, formados por cinco hombres cada uno, tenían la misión de establecer depósitos de víveres a los puntos marcados por Peary, esto se llamaba ´´método Peary``. Alcanzaron su objetivo en solamente un mes, el 6 de abril de 1909. Aunque al hacer público su logro, su  ex acompañante Frederick Cook, el médico que viajó con él a la expedición de Groenlandia alegó que él ya había descubierto el polo norte un año antes. 
Dicen de él:
 Las tres razones por las que se cree que Peary pudo no haber llegado al Polo Norte y las que usaron los seguidores de Cook son estas: primero, porque Peary mandó al único experto que podía verificar la latitud a la que se encontraban de vuelta al campamento antes de haber alcanzado el Polo Norte. Segundo, la velocidad media de la expedición, según los cálculos, tuvo que ser tres veces más rápida que la anotada por Peary. Y tercero, Peary no comunicó al resto del equipo la hazaña hasta que no regresaron a cabo Columbia y se enteraron de las reclamaciones de Cook. Finalmente, la comunidad científica del siglo XX comprobó que el cirujano Cook mintió y reconoció a Peary como el verdadero descubridor del Polo Norte, a pesar de que aún hoy en día hay bastantes dudas sobre si realmente consiguió alcanzar de verdad su objetivo. Algunos historiadores sugieren que Peary realmente pensó que había llegado al polo mientras otros creen que se lo inventó. También algunos piensan que cualquier indicio de que Peary no haya llegado al Polo debe ser el trabajo de conspiradores que estaban a favor de Cook, quien quería desacreditarlo. Lo más probable es que nunca se vaya a saber con la suficiente certeza si la hazaña de Peary fue real o falsa.

Además de por estas razones, Peary también fue muy criticado por su mal trato al pueblo Inuit, poblador de Groenlandia. Trajo seis individuos  de vuelta a América y se los entregó a su patrocinador jefe para que fueran expuestos en el museo de Historia Natural de América. Todos ellos menos uno murieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario